LA PARABOLA DE LOS TALENTOS (Mateo 25, 14-30)

(10)

14 Porque es así como un hombre, que estando para emprender un viaje, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.

15 Y a uno le dio cinco talentos, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su propia capacidad y emprendió su viaje.

16 En seguida se fue el que había recibido los cinco talentos, negoció con ellos y ganó otros cinco.

17 Asimismo, también el que había recibido los dos ganó otros dos.

18 Mas el que recibió uno se fue, cavó en la tierra y escondió el dinero de su señor.

19 Después de mucho tiempo llega el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos.

20 Y llegándose el que había recibido los cinco talentos, presentó otros cinco talentos, diciendo : "Señor, cinco talentos me entregaste; mira otros cinco talentos gané".

21 Díjole su señor: "Bien siervo bueno y fiel; en cosas pocas fuiste fiel, sobre muchas te pondré; entra en el gozo de tu señor.

22 Y llegándose también el que había recibido los dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; mira otros dos talentos gané".

23 Díjole su señor: "Bien siervo bueno y fiel; en cosas pocas fuiste fiel, sobre muchas te pondré; entra en el gozo de tu Señor"

24 Y llegándose también el que había recibido un talento, dijo: "Señor, conocí que eres hombre duro, que cosechas donde no sembraste y allegas donde no esparciste;

25 Y atemorizado, me fui y escondí tu talento en la tierra; ahí tienes lo tuyo"

26 Y respondiendo su amo, le dijo: "siervo malo y haragán, ¿sabías que cosecho donde no siembro y allego de donde no esparcí?

27 Razón, pues, era que tu consignaras mis dineros a los banqueros, y yo en llegando hubiera recobrado lo mío con los intereses".

28 "Quitadle, pues, el talento y dadlo al que tiene los diez talentos.

29 Porque a todo el que tiene se le dará y andará sobrado; mas al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado.

30 Y al siervo desaprovechado arrojadle a las tinieblas de allá fuera: allí será el llanto y el rechinar de dientes

ANOTACIONES DEL AUTOR AL MARGEN

Conocimiento no es acumulación de información, sino competencia en acción.

El perdón antes de ser un acto de AMOR, es un acto de INTELIGENCIA

Puede que el cambio sea difícil; pero , ¿Cuál es la alternativa?

Hunt

Lo que es capaz de cambiar tu pensamiento, es capaz de cambiar tu destino.

Stephen Covey

Las personas sólo ven aquello que están preparadas para ver.

Ralph Waldo Emerson

7 respuestas a LA PARABOLA DE LOS TALENTOS (Mateo 25, 14-30)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing